¿Cuánto cuestan las adendas?

K lee Programming_language_textbooks

La vuelta al colegio o a las universidades siempre ha supuesto un coste económico centrado en los libros de texto. De manera incomprensible las editoriales sumaban cuatro cambios a los libros para obligar a comprar un ejemplar como “nuevo”, son las famosas adendas que al final no aportaban ninguna novedad reseñable al libro pero que obligaban a adquirir uno nuevo. El negocio ha cambiado hoy en día: a las redes de intercambio de libros se suman las nuevas tecnologías que relegan a un segundo plano al papel. Unos 460.000 alumnos se ven beneficiados este año en la Comunidad Valenciana por la denominada “xarxa”. Sí, hoy las adendas son menos fáciles de “filtrar”.

pic by K lee Programming_language_textbooks

Un prestigioso profesor universitario y de formación profesional nos pone un ejemplo bastante descriptivo sobre la cuestión. “Si te venden una camisa de color verde y otro comercio hace lo propio, en algo se diferencian, lo mismo ocurre con las editoriales y en base a ello elegiré unos libros u otros”. Hecha esta salvedad entramos de lleno en el terreno de las adendas, cuando se realizan pequeños cambios en los libros de texto que te fuerzan a cambiar los mismos, normalmente cada cuatro años.

Sin embargo, hay novedades notorias en estas propuestas. Según los profesionales de la educación, si hay un cambio en el plan de estudios, las editoriales deben cambiar esos apéndices o añadidos. Además, hay libros de texto de un solo uso como ocurre con las asignaturas de inglés o francés sobre los que se efectúan directamente los ejercicios.

El sector no está de acuerdo en que los precios de un paquete de libros por curso hayan alcanzado cifras cercanas a los 300 €, pero se dan casos abusivos cuyo precio podría bajar a un menor precio dado su volumen y contenido.

LIBROS DE LECTURA Y TÉCNICOS

Con añadidos artificiales o no, al coste de estos ejemplares hay que añadir los de los libros de lectura, ahora muchos de ellos disponibles en las bibliotecas de los centros de enseñanza. En todo caso y según las fuentes consultadas, en los últimos 20 años se contempla un cambio considerable aunque hubo ediles de educación en La Vila Joiosa, Altea o Benidorm que hicieron una labor ejemplar para que las bibliotecas se nutrieran de aquellos libros de lectura recomendados en el curso, según la visión personal de la fuente consultada.

En los libros técnicos se da una situación parecida, debe haber cambios, adendas o no, porque de lo contrario se quedan obsoletos. “La ventaja es que muchos de ellos se pueden comprar en soporte digital pero después necesitas disponer de una tablet. Hace 15 o 20 años introdujeron las pizarras digitales que también ayudaron a que la formación sea más asumible por parte del alumnado y con la pandemia se ha realizado un giro hacia el ordenador al que se ha dotado de más funciones”, detallan los profesionales.

En los ciclos formativos de FP las premisas son diferentes. Al tratarse de libros más técnicos o legislativos hay que cambiarlos varias veces durante el curso al contrario que en el resto de enseñanzas regladas.

UNIVERSIDADES

En cuanto a la enseñanza superior hay otras circunstancias de demanda o intereses.  El cambio se produce según calibre cada departamento, depende de él si actualizar o cambiar el temario, sometido a cómo se quiere enfocar el curso, profundizar un tema o simplemente cambiarlo porque ha podido quedar obsoleto.

Y normalmente, recuerdan los profesionales, los libros que te exigen como materia obligatoria están escritos por el propio profesorado de la universidad, y cambian el libro en cortos períodos de tiempo. Y ello debido a querer profundizar en alguna materia, porque ha habido algo que ha alterado el temario o “más bien por apretar al ver que no finalizarán el mismo en el curso académico”.

AUMENTO DE UN 38% EN UNIVERSIDADES

Es preciso destacar aquí la información de que la Generalitat Valenciana ha destinado durante 2022 un total de 980 millones de euros para financiar las universidades valencianas, lo que supone un incremento del 38% en relación al presupuesto del año 2014 en un intento por garantizar la calidad de las enseñanzas universitarias y permite que el sistema valenciano de universidades pueda aumentar y mejorar su nivel de excelencia, según confirma el departamento a este medio.

De los 980 millones de euros consignados, un total de 777 millones van destinados a transferencias corrientes a las universidades públicas de la Comunitat Valenciana. Además, un total de 101 millones se dedican a amortizar capital del Plan de Inversiones de las universidades. Además, 59 millones están destinados a compensar a las universidades valencianas por soportar costes en la reducción de tasas universitarias y para compensar costes derivados de la normativa estatal y autonómica.

pic by He!ko

La financiación del Consell repercute directamente en los estudiantes, puesto que la minoración en el importe de las tasas universitarias democratiza y pone al alcance de un mayor número de personas el acceso a la universidad y a los estudios superiores, según la consellera de Universidades, Carolina Pascual. Destaca también la dotación de 21 millones de euros destinados a financiar gastos corrientes contraídos por la deuda histórica con las universidades públicas valencianas, o los 6,6 millones destinados a sufragar gastos financieros del plan de financiación de inversiones.

Los 980 millones para financiar a las universidades valencianas no incluye las dotaciones destinadas a las convocatorias públicas de proyectos de investigación, ni becas que también han contemplado un aumento significativo; así como tampoco se contemplan las cátedras y convenios suscritos por otras direcciones generales.

La consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual, ha asegurado que “con estas inversiones fortalecemos la dimensión social de los estudios universitarios y construimos la universidad que queremos, la universidad que necesita la sociedad. Es una cuestión de justicia social y, además, una apuesta muy importante por la sociedad del conocimiento”

“XARXA LLIBRES”, HACIA LOS LIBROS GRATUITOS

Desde hace años el negocio disparatado de los libros de texto ha ido frenando, gracias a programas como”Xarxa llibres”, y la sociedad ha podido aprovechar los libros de otros años, reacondicionarlos y contribuir a una idea de la reutilización para una sociedad más coherente y también respetuosa con el medioambiente.

La Conselleria de Educación puso en marcha en el curso 2015-2016 el programa “Xarxa Llibres”, bancos de libros gratuitos totalmente generalizados. “Cada escuela e instituto de la Comunitat Valenciana lo tiene y supone que todas las familias valencianas que quieren, tienen los libros de sus hijos gratuitos cada curso participando en el banco de libros de su centro en la enseñanza obligatoria: Primaria y Secundaria. Esto supone que cada familia valenciana, desde hace varios cursos, ahorra unos 300 euros por hijo o hija en libros de texto, ya que los tienen todos gratuitos”, apuntan desde la Conselleria.

pic by Lienhard Schulz Printing3_Walk_of_Ideas_Berlin

Cada centro tiene una persona coordinadora de “Xarxa Llibres” y cada año se reponen libros que pueden estar dañados y libros que se deben cambiar porque se han modificado los currículos por la nueva ley educativa.

Los bancos de libros de “Xarxa Llibres” además fomentan el espíritu colaborativo entre el alumnado, ya que todos son conscientes de que hay que cuidar el material curricular, porque es de todos y los libros pasan cada curso de unos alumnos a otros del mismo centro. Es un programa muy consolidado en nuestro sistema educativo. Este curso participan en “Xarxa Llibres” 460.000 alumnos y alumnas y hemos invertido 60, 3 millones de euros para la reposición de libros”, informa la Conselleria a este medio.

NUEVAS DIDÁCTICAS

En Benidorm nos encontramos profesionales que también nos hablan de las adendas y de los cambios que se producen hace unos años. Algunos de estos profesores como Kiko Escrihuela, profesor de Secundaria en el colegio Ntra. Sra. de los Dolores y doctor en Física Teórica por la Universidad de Valencia, sostiene que no son esclavos de los libros y que consultan – sobre todo los que imparten materias como matemáticas o física y química- otros libros más antiguos completados con ejercicios y prácticas de internet.

“Lo que sí está claro es que nos introducen cuadernillos de laboratorio o de formulación de un solo uso y que a veces te venden un libro como nuevo pero solo han cambiado secciones porque los contenidos solo se pueden cambiar por ley”, apunta Escrihuela, que trabaja en un colegio concertado, que también añade que los precios de los libros se han disparado en los últimos tiempos.

Pero el auge del intercambio de libros ha llevado a las editoriales a formular nuevas formas de negocio “y ha incrementado el uso de contenidos digitales que no son tan fáciles de intercambiar porque van asociados a contraseñas de un solo uso”, explica. Y desde la propia comunidad educativa indican que las editoriales te implican así en una lectura de que la “xarxa” no es tan necesaria porque lo digital te puede ofrecer más contenido y que la nueva educación te lleva necesariamente a las tecnologías.

LIBRERÍAS EN PÉRDIDAS

Así el panorama, los que han perdido más beneficios han sido las librerías. Desde la reconocida librería Ulises de Benidorm nos constatan que la repercusión de la “xarxa” ha sido importante. “El volumen de trabajo es el mismo puesto que los alumnos tienen que adquirir algún cuadernillo no reutilizable que no se incluye en la gratuidad por lo que el movimiento de usuarios es el mismo pero no el beneficio porque el cliente adquiere un solo libro y no un curso completo como era antes de la “xarxa”, sostiene la librera.

pic by Lapikas Installation_One_to_2001

En esta situación, las librerías que generaban grandes beneficios al principio de otoño, han visto mermados considerablemente sus balances por la puesta en marcha de estas acciones de igualdad efectuadas desde la administración pública valenciana.

Y en relación a los libros de lectura obligatorios “ocurre algo similar ya que muchas veces los colegios los mandan obtener a través de pdf; por todo ello la puesta en marcha de la “xarxa” nos ha perjudicado mucho al sector de libreros”.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies