ActualidadEl Turista Original

A por el centro del patio

“No hay un feminismo sino muchos. El feminismo eficaz tiene que luchar contra la homofobia, la explotación de clase, raza y género, el capitalismo y el imperialismo” (Angela Davies, filósofa y activista)

Encabezamos la segunda parte del reportaje para la igualdad con un pensamiento de Angela Davies, paradigma de la lucha feminista desde los años 60 y que sigue en la resistencia. Su precoz idea de luchar contra el capitalismo vislumbraba ya una acción que encaja hoy en la cuarta ola del feminismo aunque ahora se añaden las formas de la tecnología y la denuncia por medio de movimientos similares al “me too”. En cualquier caso la lucha continúa desde periferias y con apoyos institucionales que adoptan el discurso de los nuevos tiempos y que tiene que ser políticamente correcto. Veremos si también es efectivo y real.

En la realización de cualquier reportaje hay una enseñanza implícita que te recuerda valores y situaciones en las que no te paras habitualmente. En el que nos trae hoy aquí y que fotografía las circunstancias actuales en el camino de la igualdad entre hombre y mujer, hay una imagen que resume el día de hoy: el patio de los colegios. Este espacio puede ser una réplica infantil del ágora griega, sin embargo es donde se muestran todas las desigualdades que luego aumentan en la vida productiva.

FINESTRAT: ACCIONES IGUALITARIAS

Es la técnica de igualdad Miriam Lloret la que desde el Ayuntamiento de Finestrat nos repasa esta imagen tan habitual y réplica de lo que sucede en la sociedad, una forma de violencia contra las mujeres arraigada y normalizada: los patios de los colegios tienen en su centro a los chicos jugando al fútbol y en la periferia a las chicas. A través de las acciones igualitarias que realiza el consistorio, se trata de analizar este problema y cuestionar si se puede montar un patio más equitativo. La educación en igualdad traslada preguntas simples a los escolares para buscar soluciones. “Pretendemos educar desde la libertad para que chicos y chicas lleguen a ser lo que deseen más allá de roles estereotipados y alcanzar una sociedad más inclusiva”, dice Lloret.

Los talleres que organizan para primaria también revalorizan los cuidados, se efectúan preguntas sobre la inexistencia de una remuneración por esa labor y si es justa una situación así, persiguiendo una toma de conciencia y abriendo un debate entre los niños para buscar soluciones “porque el aprendizaje se construye en el proceso vivencial”.

Estos talleres ahondan tambien en las diversas formas de ser hombre o mujer, que los niños vean que se trata de una construcción “porque el machismo se aprende y a ser hombre o mujer también”, apunta la técnica.

Y también inciden en la tecnología y la violencia que se replica contra las mujeres a través de ella ya que existe una baja percepción de lo que es la violencia, así como la escalera cíclica aplicada a las nuevas tecnologías, esa escalera por la que sube la víctima que es arrinconada a través de las redes y por la que sube peldaño a peldaño y de la que ya no puede dar marcha atrás, circunscrita fielmente en la violencia machista.

CATALUÑA: POLÍTICAS INTERSECCONALES

Desde la Dirección General de Cuidados , Organización del Tiempo y Equidad en los Trabajos de la Generalitat de Cataluña, se pone el acento en diversas políticas de género atendiendo a la interseccionalidad. Se persigue así actuar tanto en género y clase para lograr una justicia que sea social ya que el patrón predominante y que constata la directora general Núria Vergés es el de pobreza y desigualdad lo que a su vez crea una dependencia en máximos.

Por ello esta dirección de reciente creación se afana en ciertos aspectos relacionados con la educación como el aumento de la gratuidad de las escuelas infantiles a tramos de 0 a 3 años para despejar esa dependencia de las mujeres que no pueden dedicar el tiempo necesario a sus trabajos. También se debate reducir las vacaciones de verano., muy largas y que de nuevo suman en la desigualdad. Todas estas acciones vienen promovidas por la citada dirección general con el fin último de que haya un incremento de mujeres en puestos de gestión y decisión.

ALTEA: EMPODERAMIENTO Y BOLSA DE CUIDADOS

En Altea hay un intenso trabajo desde la base, con la formación y la educación. Los grupos de enseñanza secundaria son esenciales para esta educación en igualdad dado que hay situaciones que ni siquiera los chavales ven como machistas. Dentro del epígrafe de relaciones afectivo sexuales se pone el acento en el control y manipulación de los móviles y cómo éste es el primer indicio de una dominación tóxica y patriarcal. Para clarificar estos roles se organizan talleres bajo descriptivos títulos como “Ni príncipes ni princesas” o “Desmontando el amor romántico” con el propósito de destruir esos mitos tan enraizados en nuestra sociedad. En los institutos inciden también en la violencia de género con acompañamiento de mentoras de “Mujeres con voz de la Marina Baixa” para relatar en primera persona sus experiencias.

Vicenta Pérez Barber, concejala de Igualdad, incide en el aula de cocina como ejemplo de lo que se va logrando de una forma tímida pero firme. Es una formación en un espacio totalmente feminizado y a través del cual se pretende romper estereotipos. Y de hecho se ha roto la cocina como espacio de género con algunos hombres mayores de 80 años que ahora comparten tareas culinarias con sus cónyuges, lo que ha afectado a sus vidas cotidianas sumando un tiempo de ocio para ellas.

Esta dinámica positiva se entronca con otra básica, la de formación. Según la técnica de Igualdad Nati García Llinares, hay un propósito firme en apoyar a las mujeres que se han dedicado durante años a los cuidados y que no pueden demostrarlo oficialmente. Se ha creado un certificado de profesionalidad a través de la bolsa de cuidados con plazas para la contratación con ese perfil determinado.

También se adscriben al Plan Concilia del Ministerio de Igualdad, diseñado para mujeres que no pueden integrarse en el mundo laboral por falta de conciliación.

A través de la colaboración entre Cruz Roja y Ayuntamiento de Altea se realizan jornadas formativas con cursos de empoderamiento e inserción con mujeres en riesgo de exclusión social o víctimas de violencia machista. Éstos se centran en dotar de fortalecimiento psicológico a estas mujeres proveyéndoles de redes de contacto y formación para romper con la brecha digital y se les enseña a preparar un curricullum.

Desde Igualdad saben que tienen un arduo trabajo no solo para romper roles sino para visibilizar situaciones que están profundamente enraizadas en la sociedad y de las que no hay una consciencia. Es el caso del último “Día Internacional de de la Mujer y la Niña en la Ciencia”, celebrada en Altea. Según la agente de Igualdad las niñas no se creen que no van a tener la libertad de elección para sus estudios o sus trabajos o se niegan a reconocer que puede existir una brecha digital, no perciben de antemano la masculinización del trabajo o los techos de cristal.

COMUNIDAD VALENCIANA, QUINTA EN BRECHA SALARIAL

Es importante volver a incidir en datos económicos por las desigualdades que generan. Según la Encuesta de estructura salarial anual, en 2019 la Comunidad Valenciana estaba entre las cinco comunidades con niveles más altos de brecha salarial (con un 21’2% en términos de salario anual y del 11’1% en salario hora). Elaborado por la Dirección General de Economía Sostenible y titulado “Desigualdad, brecha salarial y de género en la Comunidad Valenciana”, el informe de 2022 refleja que la brecha aumenta con la edad, disminuye con el nivel de ocupación  y es superior en la contratación indefinida que en la temporal.

En cuanto a sectores de actividad la mayor prevalencia es en la industria frente a servicios, que son los dos sectores con mayor presencia femenina. También es sintomático que cuanto más descienden los niveles retributivos más se abre la brecha, lo que liga de nuevo desigualdad y pobreza.

La Encuesta de población activa muestra diferencias desfavorables para la mujer tanto en ocupación como en desocupación. A ello se añade que persiste una segmentación horizontal en sectores más feminizados y vertical en niveles mejor retribuidos y en los que la presencia es fundamentalmente masculina.

Además hay una inactividad por causa de “tareas del hogar”y la incidencia de la jornada parcial es muy superior en el caso de las mujeres porque está ligada a la “brecha de atenciones”, que son muchas veces informales y no profesionales y por lo tanto no retribuidas.

Las soluciones que aporta a la desigualdad en el mercado son las de los planes de igualdad en empresas junto con los registros de salarios pero en el caso de un sector tan amplio como el de cuidados, los cambios son más dificultosos e incontrolables. El informe vuelve a recordar que la desigualdad  en el mercado laboral no es solo una cuestión de equidad sino que supone un coste de oportunidad en términos de producción y riqueza.

ISLAS BALEARES: MENOS ABANDONO ESCOLAR  Y MÁS UNIVERSITARIAS

En el informe “Mujer y mercado de trabajo en las Islas Baleares” del Observatori del Treball de les Illes Balears de 2022 se constata que en el ámbito educativo las mujeres alcanzan mejores resultados que los hombres y la tasa de abandono escolar es inferior para ellas (11’9% frente a 18’6%) en 2021. En los indicadores de los estudios superiores también es más positivo el pasado año para el caso femenino ya que respecto a la población entre 25 y 34 años, las mujeres superan claramente a los hombres (49’5% y 37’8%).

Ahora bien, todos estos índices no tienen correspondencia en el mercado laboral donde las mujeres son 36.176, el 55’1% en las listas del paro. Y según los últimos datos otorgados por el INE y de 2019, la brecha salarial se sitúa en las Islas Baleares en el 15’2% que es lo que los hombres cobran por encima de las mujeres aunque esta comunidad es la segunda con la brecha salarial más pequeña.

La tasa de actividad femenina de 16-64 años (73’5%) de las Baleares, muestra un valor 7’1 puntos porcentuales por debajo de la masculina (80’6%) pero 2’7 puntos por encima de la media nacional.

La tasa de temporalidad se sitúa en el 24’35 frente al 21’3% de la masculina y que proviene de la necesidad de conciliar la vida familiar y laboral, que aún recae en las mujeres.

En cuanto a la participación en diversos ámbitos sociales, en el Parlamento balear el número va creciendo y se sitúa en el 45’8%. En el sector privado y en cuanto a las empresas del IBEX-35 se refiere, la presencia es baja con un 30’7% en 2021.Y en cuanto a las mujeres dedicadas a la investigación a jornada completa representan un 43’9% en las Baleares, valor más alto que en el conjunto de España donde es del 40’7%.

Son también muy reveladores los datos que arroja el estudio piloto del Institut Balear de la Dona, titulado “La percepción de la igualdad y las violencias machistas entre el alumnado de 14 a 18 años de las Islas Baleares”. El estudio pone el centro de debate en los roles hegemónicos, en el amor romántico, las violencias, la sexualidad y la igualdad y todo ello vinculado a una narrativa mediática que los adolescentes consumen y reproducen para formar parte del grupo social.

Y el amor romántico sigue siendo el modelo que escoge la juventud para tener y desarrollar relaciones sexoafectivas.

El modelo capitalista prima en las relaciones sexoafectivas en las que brilla la hiperexposición y la ostentación

Y es en este momento cuando nos topamos de nuevo con el argumentario de Angela Davies para luchar contra modos capitalistas de relación humana. El estudio especifica que “siguiendo las lógicas capitalistas de las redes sociales como la acumulación, la hiperexposición y la ostentación, el joven reproduce esos mitos”. Así se concluye que el análisis de construcción de las relaciones amorosas pasa por comprender las redes, las lógicas capitalistas y las violencias machistas que estas potencian. No es raro entonces que las relaciones o las personas se conviertan en este punto en puros productos o mercancías, uno más en la economía capitalista.

La consecuencia es que la globalización y el contexto digital han transformado la violencia contra las mujeres digitalizando las amenazas, tipo sexting o ciberacoso. Afortunadamente, y según el informe anual de la ONU Mujeres 2017-18, “se observa un auge sin precedentes de los movimientos por los derechos de la mujer”. La dicotomía está clara ya que estas acciones van acompañadas por un aumento de las violencias contra la mujer.

Así el estudio de la IBD refleja que la mayoría de las adolescentes que han participado en el mismo asumen que han padecido algún tipo de violencia y que reivindican un espacio de diálogo para comunicar estas experiencias. La conclusión del estudio es que hay una necesidad de actuar con urgencia y denuncian que las instituciones públicas no se han involucrado. Un ejemplo de ello es que los estados miembros de la Unión Europea no han consensuado aún un marco conceptual sobre las violencias machistas ejercidas en las redes por lo que también carecemos de un marco de acción.

Es la administración la que ahora se tiene que poner las pilas para que no se perpetúen estos roles que se aprenden en casa y en la escuela. Como advierte la filóloga Iria Marañón en su libro Educar en feminismo “no se está educando en igualdad y eso está reforzando los estereotipos de género en nuestra sociedad, cosa que contribuye a la perpetuación del patriarcado y de todas las violencias que de él se derivan. En nuestra época los jóvenes aprenden y ponen en práctica los roles hegemónicos patriarcales y estos acaban configurando sus conductas”.

Amaya Marín Mendizábal