ActualidadTurismo

Benidorm presenta su Plan de Adaptación ante el Cambio Climático

Benidorm ya ha completado su Plan de Adaptación ante el Cambio Climático (PACC), pionero en España y que contempla 13 líneas estratégicas de trabajo y 54 acciones a desarrollar a corto y medio plazo. El alcalde, Toni Pérez; Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico Regional de la Universidad de Alicante (UA); el director técnico de Inteligencia Climática, Pablo Mirete; y el ingeniero jefe del Ayuntamiento, Vicente Mayor; han presentado hoy las líneas maestras del documento, que se aprobará a finales de mes en pleno.

Tanto el alcalde como Jorge Olcina han expuesto que el PACC es “una hoja de ruta” de por dónde debe ir la acción municipal para alcanzar un doble objetivo: “evitar seguir perjudicando al planeta con la acción humana” y “adoptar medidas que permitan mitigar los efectos del cambio climático” sobre el territorio y también sobre “la economía y la sociedad”.

Toni Pérez ha indicado que con este documento Benidorm desarrolla un plan de acción propio adelantándose a la normativa autonómica, y ha aclarado que “algunas de las 54 acciones” recogidas en el PACC ya “se están implementando” como es el caso de la Zona de Bajas Emisiones en Armada Española.

El alcalde ha recordado que a finales de 2019 Benidorm tomó el guante lanzado por el propio Jorge Olcina, que abogaba porque las ciudades de más de 50.000 habitantes desarrollaran un plan de estas características. El Ayuntamiento asumió entonces “su compromiso” de desarrollar un PACC que ya está ultimado y que marcará otros planes municipales en marcha. 

Durante este tiempo se ha trabajado en las tendencias climáticas que se esperan para el término municipal en las próximas ocho décadas, qué espacios marinos y terrestres a proteger, en la influencia del cambio climático sobre la franja costera, en el posible impacto del mismo en la sociedad y sectores económicos –con especial atención al turismo-, y en la concienciación y divulgación de medidas.

Jorge Olcina también ha puesto de manifiesto la apuesta de Benidorm para adaptarse al cambio climático al indicar que es “la primera ciudad de más de 50.000 habitantes que tiene un plan de este tipo; es una ciudad que quiere prepararse para el futuro”. En ese punto, el profesor ha incidido en el modelo de ciudad compacta de Benidorm como “el más sostenible y eficiente”. Por ello, ha dicho, “con este plan queríamos que Benidorm fuera el botón de muestra que activase a otros municipios de la Comunidad Valenciana”.

Olcina ha expuesto la coyuntura global actual y se ha centrado en la zona mediterránea para avanzar que “tendrá manifestaciones extremas más frecuentes porque no podemos reducir los niveles de CO2”. Ello se traducirá en un mayor número de noches tropicales -“ya no bajamos de 90 al año”- y cambios en la estacionalidad y cuantía de las lluvias.

Para combatir el cambio climático hay dos formas, ha explicado Olcina, que son “la mitigación, mediante la reducción de emisiones, y la adaptación”. En ese sentido ha recalcado la importancia de las administraciones locales y las acciones que puedan llevar a cabo. “Los municipios deben ponerse las pilas cuanto antes” ha añadido.

Con respecto a Benidorm, ha precisado que el plan ha establecido una serie de riesgos por sectores y, según esos indicadores “todo lo relacionado con el turismo y el urbanismo son los que menos riesgo presentan porque son los que se han sabido preparar en los últimos años”. Una afirmación que ha hecho extensiva al Ayuntamiento, “que ha trabajado desde hace años en una planificación urbana sostenible y en una gestión eficiente del agua”.

Por último, en referencia al Plan de Adaptación al Cambio Climático ha subrayado que se trata de “un plan a medio y largo plazo, una hoja de ruta, una estrategia que marca la pauta a seguir”. “No hay marcha atrás y cuanto más tarden en entenderlo los municipios, será peor para ellos” ha finalizado.

A grandes rasgos, para incrementar la resiliencia de Benidorm frente al cambio climático, el documento propone renaturalizar el término municipal, mejorando con ello también la calidad de vida. En este aspecto, ha recordado, que el Ayuntamiento ha solicitado una subvención de fondos Next Generation para desarrollar un proyecto en esta línea.

También plantea fomentar la conservación de la biodiversidad; mejorar el diseño y la adaptabilidad de la ciudad; promocionar el uso de energías renovables, el autoconsumo y la eficiencia y sensibilizar a informar a la sociedad buscando la proactividad de residentes y turistas; y mejorar los impactos del turismo. Y todo ello, coordinado desde por un órgano interno que tutelará la implementación y desarrollo de estas medidas.

About Author