ActualidadMontserrat Gascó Alcoberro

Muertos, Prostitución y Trata de Seres Humanos  ¡sólo son daños colaterales de las guerras ¡

Puedes escucharlo aquí:

Ir a descargar

El término ‘daños colaterales’ es muy sufrido y lo admite todo, cómo dice un refrán de mi tierra al referirse a la harina: ‘Quants cucs alimenta la farina i ella fina que fina, blanca que blanca’

Pues sí, y es que es muy fácil blanquear un ERE mediante una ‘importantísima fusión ‘empresarial del que no sabemos si servirá para crecer en calidad, pero desde luego sí que vale para despedir 5000 empleados o más, y es que ellos, los empleados, sólo son  ¡‘daños colaterales’ ¡

¿Y que decir de los estrategas políticos que a través de un rancio y obsoleto caleidoscopio contemplan el mundo como un tablero de ajedrez? Ellos y Nosotros, las piezas Blancas y las piezas Negras; aquí pongo mi OTAN porque allí tú has puesto tu OTRON , y uno y otro vamos poniendo alfiles sobre la línea roja que separa nuestros dominios, hasta que se hace una jugada que provoca al OTRON, que tampoco es que esté muy equilibrado, pero éste va y se mosquea  y arma una guerra.

Pero existe otro refrán, profético, en castellano, que dice ‘a rio revuelto ganancia de pescadores’, y va de que ahora voy y compro petróleo y gas en otro super, no muy friendly, pero ¿en esto del dinero quién tiene amigos? Todo se reduce a ‘daños colaterales’.

Christopher R. W. Nevinson/Paths of Glory/ 1917

¿Y que pasa si como consecuencia de estos ‘devaneos chulescos’ entre los resucitados John Wayne y el Zar-Atila comienza una guerra y mueren personas? ¡Pues que también son ‘daños colaterales’! Oigan, no quiero ni pensar en esa madre cuando llaman a su puerta y le dicen que su hijo-hija ha caído en el cumplimiento de su deber, y que lo lamentan mucho pero que su hijo ha sido una víctima de lo que se conoce cómo ‘daños colaterales’.

¿Y si envías a tus hijas-hijos pequeños fuera del país pensando que van a tener una vida mejor lejos del conflicto, y van y te dicen que no los encuentran porque hay desalmados que trafican con personas normalmente para ejercer la prostitución? Siempre le quedará a esa madre el consuelo de que sus hijos han sido víctimas de los ‘daños colaterales’ de una guerra.

Abastenia St. Leger Eberle/L’Esclave blanche/ «The Survey», Journal Publication, Ohio. May 3, 1913

Pero, ¿y si tú misma sales del país buscando una vida mejor y te prometen que te buscarán trabajo y medios de vida en otro país y de repente te das cuenta que te han metido en un burdel y que no tienes ni pasaporte ni medios para salir de allí?. No queda otra que calmarte con la idea de que tú también has sido un ‘daño colateral’ de la forma de gobierno de tu país, tal vez un país totalitario, corrupto o excesivamente dogmático en ‘religión´. Lo que está claro es que o te morías de hambre o salías o te ‘salían’ a pedradas o a fusilamientos.

Lo que también parece claro es que los ‘daños colaterales’ siempre afectan a los mismos, a los más vulnerables.

Lamentablemente muchas mujeres también han adoptado el mantra de ‘daños colaterales’ como modo de copiar el ‘profesionalismo’ de corte masculino imperante en la mayor parte del planeta. Y si, comprenderé que muchos de ustedes, hombres, se cabreen con esto que digo porque no todas las gestiones masculinas son igual de deleznables en lo que a ‘daños colaterales ‘ se refiere. Pero también es cierto que ustedes, los hombres, tampoco es que hayan alzado mucho la voz en contra de esto. Como muestra un botón, y si no piensen en el largo y doloroso viaje desde hace décadas hacia el cierre de #Nissan  gracias  al buen hacer de Carlos Ghosn; el mismo Ghosn que parece ser que escapó de su arresto domiciliario en Japón escondido en una caja para equipos musicales , y que ahora está viviendo a cuerpo de rey en el Líbano.

Lo triste es que Ghosn escapó en un jet privado de un probable futuro encarcelamiento, pero las miles y miles de personas que están condenadas a ejercer la prostitución, en contra de su voluntad, no tienen medios para hacerlo, para escapar.

Sea como fuere siempre es una buena noticia ver que la Prostitución genera, al menos, debate en la administración pública. Así pues, del mismo modo que yo en mi bar podría vender tabaco pero no por eso me dejarían poner el letrero de Estanco, pues le damos la bienvenida a esa iniciativa de la Comunidad Valenciana sobre regular e impedir que algunos locales donde se ejerce la prostitución se camuflen como establecimientos de hostelería u ocio.

Y hablando de leyes y de guerras, concretamente esta última, una guerra  que ha comenzado en la recta final de una pandemia sin darnos tiempo a llorar a nuestros muertos ni recuperarnos de nuestras miserias. Pero por favor díganme ,finalmente, ¿Quién será el/la/los/las responsables de toda esta masacre y vidas truncadas por esta guerra que nos afecta a tod@s? ¡Y no me digan que todo esto son ‘daños colaterales’ porque yo también se cabrearme!

Montserrat Gascó-Alcoberro