ActualidadMontserrat Gascó Alcoberro

Cosas del rendimiento: Más importante que llamarse Ernesto es tener una buena agenda

Puedes escuchar este artículo ahora:

La importancia de llamarse Ernesto no puede compararse, ni por asomo, a lo trascendental que resulta tener una buena agenda, y es que ya lo decía Wilde “No hay hombre lo suficientemente rico que pueda comprar su pasado”. ¿Pero quién habló de comprarlo? Lo ideal sería aprovechar lo bueno y obviar lo menos bueno.

Por ejemplo, yo misma, me encanta revisar mi agenda para recuperar a aquellas personas que les tengo aprecio, admiro o echo de menos, ya sea para tomar un café o charlar de nuestras cosas o incluso para que vengan a mis tertulias #LaTertulia de #ElTuristaDigital para hablar de lo que sea.

Y es que una buena agenda es la mayor riqueza que podemos poseer, o el instrumento que nos la puede proporcionar; y si no están convencidos de esto solo tienen que pensar en tantos y tantos que el tiempo engulló a su paso y que de repente un buen día aparecen nombrados consejeros de tal o cual empresa, representantes en Europa de esto o de aquello, o directores de aquello de allí o de allá. Comprobado está que para estos nombramientos lo de menos es el tipo o el tema de la organización en cuestión, o si es pública, privada o semi, en esto hay un paralelismo con la leche: entera, desnatada o semi ¡para todos los gustos!

Ahora, también hay disgustos en esto de la agenda, imagínense que  hacemos una llamadita a alguien, para echar una mano, un cable, ¿pero quién no lo merecería si está en busca de un trabajo?, y como consecuencia de esta llamada pues a nuestro amigo-conocido  ¡bingo! le dan un trabajo, y ahora imaginen también  cómo nos sentiríamos si nos llaman para decirnos que lo han despedido porque el ‘rendimiento’ no era el que esperaban de esa persona. ¿Qué como me quedaría? ¡pues hecha un moco de tanto llorar! ¡Todo mi gozo en un pozo! Pero prenda, ¡ alma de cántaro! ¿no podías haber disimulado un poquito más y hacer como que te movías mucho, arriba y abajo, saliendo y entrando?

Debo confesar que a mí nunca me ha pasado ……bueno tampoco soy tan importante para hacer llamaditas, pero lo que tengo claro es que ‘el buen hacer’ de los ‘bendecidos’ con favores enturbia mucho el mundo de la agenda, menos mal que yo básicamente uso la mía para recuperar a aquellos a los que quiero mucho, muchísimo, y  que por cosas de la vida nos vemos y escuchamos menos, y es que, aunque yo lo intento con fuerza y cada día, como también decía Wilde “Para la mayoría de nosotros, la vida verdadera es la que no llevamos”.

Montserrat Gascó-Alcoberro

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies