ActualidadMaribel TorresOpinión

¿ Qué hemos aprendido de la pandemia?

Gestionar esta pandemia está siendo muy difícil, en particular en el plano personal. Creo que los peor parados han sido los más pequeños, los adolescentes y los mayores, muchos de ellos arrastrados por la primera ola, cuando aún no se sabía nada de nada.

Creo/espero que pasado un tiempo tendremos una dosis de refuerzo para las personas consideradas de riesgos, como nos ocurre hoy con la vacuna de la gripe, es lo más probable, pero eso no quita para que vivamos en una especie de montaña rusa respecto a las medidas a adoptar. Hoy toca llevar mascarillas a todas horas, en otro momento nos dicen que en espacios abiertos no hace falta, y sin embargo en espacios cerrados, restaurantes, cafeterías, nos la quitamos sin problema. Se cancelan eventos, sin embargo, en otros casos, esperan que no nos comamos las uvas, en espacios abiertos, y si lo hacemos… que no nos quitemos la mascarilla ¿?

Otra cosa es el horario que tiene este virus, se ve que es noctámbulo y sale a partir de determinadas horas, motivo por el que se cierran los locales de ocio. Y claro, la gente se queda en la calle, o no. Se ha puesto de moda el toque de queda que, si a la gente de mi edad se nos hace raro, no te digo nada a los jóvenes como les suena.

Estamos viendo día a día como nos desaparecen opciones, espacios, trabajo, seguridad, y en su lugar se asienta la  desinformación, el miedo…

Creo que las vacunas y las medidas que se han demostrado eficaces como distancia, higiene, mascarillas en espacios dónde no se pueda mantener la distancia, deben mantenerse. Pero también creo que no se puede/debe especular con la necesidad y que estas medidas de carácter esencial deberían ser universales y a un coste accesible para todos los bolsillos. Y regular los precios a las empresas Farmacéuticas para que no se pueda especular con la salud y la seguridad de la ciudadanía. No como medida local sino un pacto global que garantice la misma asistencia a todos/as independientemente de donde nazcan o vivan.

Lo mismo que la seguridad en el trabajo. No podemos seguir sometiendo a esta incertidumbre a empresas y trabajadores.  Muchos ya no tienen/tenemos respaldo económico. Las ayudas, difíciles de obtener, no han llegado a todos, y con sinceridad, no queremos ayudas, queremos poder trabajar, con la máxima seguridad, pero trabajando.

Y en cuanto al pasaporte COVID que garantiza a quien lo tiene una cierta libertad de movimientos y que, bien mirado, tampoco es para tanto, de entrada, coarta la libertad individual de quien decide no vacunarse ya que, hasta el momento, no es obligatorio, o de quien no tiene todas las dosis. Vamos a ver, en mi opinión en lugar de este lio de se puede /no se puede, se debería dar una información cierta, fiable y contrastada, en la medida de lo posible. Y la respuesta individual seguro que sería más adulta. Respondemos según nos tratan y ante el desconcierto mucha gente desconfía y se rebota. Por cierto, el pasaporte también se emite para quien se hace una PCR.

Trátennos como lo que somos, adultos responsables, capaces de entender lo que nos jugamos. Es preferible que nos digan que desconocen mucho, a que el Comité de expertos dice…, inexistente, por cierto.

Y que se gestione de forma colegiada y responsable en lugar de que cada uno adopte sus propias medidas creando aún más caos si cabe. No tiene sentido traspasarle el marrón a cada Comunidad Autónoma, o localidad y tener medidas distintas para la misma situación. ¿Es tan difícil sentarse y llegar a un acuerdo? Si para algo como es la salud de los ciudadanos de un país no somos capaces, qué lo haremos, ¿para el futbol?, casi seguro.  Tiempo es de la tan reclamada Ley de Pandemias, de dejarnos guiar por expertos/as de verdad que los hay, y muy buenos y no tener que recurrir a los distintos programas de TV que si bien muchos  han ejercido su función de informadores, no pueden ni deben suplir a quienes tienen la responsabilidad.

Ojalá seamos capaces de sumar, de remar en la misma dirección desde el respeto de todos hacia todos, buscando ser parte de la solución y no del problema. Cuidémonos, protejámonos y busquemos vivir y trabajar con la mayor seguridad posible. Lo merecemos hoy, y las generaciones futuras.

Maribel Torres Limiñana

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies