ActualidadEl Turista Original

Festivales de cine bajo la pandemia (I)

Otra vuelta de tuerca

El capricho del virus pandémico ha abocado al cine a un nuevo giro derivado de la disminución de aforos y de la falta presencial. Los principales festivales de cine españoles nos cuentan cómo el streaming se abre paso de manera complementaria. Es un giro de guion inesperado que va contra el canon pero que es la única manera de salvar el visionado de los films, otra vuelta de tuerca. Además, los destinos turísticos miran de soslayo cómo las cifras crecen, que hay un turista al que le interesa este producto y que quizás invertir apuestas en un turismo cultural es solvente y no solo una manera de vender una marca.

Los directores de festivales o muestras de cine tan multitudinarios o especiales como la Seminci, San Sebastián o Periférico de A Coruña, con objetivos y públicos tan contrastados, coligen sin embargo que el streaming (léase emisión de películas a través de una plataforma o canal propio fuera de las salas de cine) ha salvado las dos últimas ediciones inmersas en una pandemia que ha afectado a la cultura en general y al cine de forma muy concreta.

Péplum contra la televisión

Nos tenemos que remontar a los años 50 del siglo pasado para ver una crisis de este tamaño en el cine. Entonces irrumpe la televisión en Estados Unidos y la industria cinematográfica se aboca a  la ruina. Las productoras entonces habilitan un nuevo formato gigante para las pantallas, el cinemascope, que atrae al público a las salas y cierra el camino al formato televisivo que no puede adaptar el tamaño de la imagen.

Paralelamente surge el cine épico, con el péplum como centro que debe su nombre a las túnicas grecorromanas que lucen actores y actrices en estas superproducciones.

Es el momento de cintas históricas del Antiguo Testamento (Los diez mandamientos) de Egipto (Tierra de faraones) mitología griega (Jasón y los argonautas) Roma (Espartaco) y una larga lista.

Decenas de películas de entretenimiento masivo que cortarán a la televisión su creciente monopolio y darán una nueva oportunidad a la industria. En otro tono Sunset Boulevard, de Billy Wilder, se convierte en metáfora de la extrañeza y la inadaptación del cine a los nuevos tiempos.

Sala oscura o multicanales

La pandemia del covid ha traído a la luz masiva el formato de las plataformas de streaming. Se trata en un principio de un valor fuera del canon y purismo que marca el cine tradicional (sala oscura, silencio, comunión colectivo-individual…) pero que han tenido que aceptar hasta desde la ortodoxia para alcanzar la redención.

Si la retransmisión por Internet ya triunfaba y existen desde hace tiempo plataformas cinematográficas y otras son solo réplicas televisivas, en verdad, con la pandemia el recorrido se ha acortado y los festivales, tanto los comerciales como los más amantes del arte del cine se han apuntado a esta apuesta para ganar adeptos y seguidores.

Así que tomamos el pulso a los principales festivales que se celebrarán y están teniendo lugar estos días.

Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Es a partir de ahora cuando se cierran los títulos más importantes del Festival. Para su director José Luis Rebordinos, “la pandemia supone incertidumbre y, por lo tanto, tener que estar continuamente planteándote como podrá ser el festival. Nuestra idea es hacer un festival como lo hemos hecho siempre, que es un festival de público. Hace 2 años pasamos de los 178.000 espectadores y, el año pasado, a pesar de la pandemia, tuvimos más de 66.000”.

En cuanto a la producción también ha habido films que tratan la actual pandemia porque “el cine es un reflejo de la realidad y sí, estamos viendo muchas películas que tratan el tema de la pandemia”.  El cariz que ha adquirido el certamen, la marca personal de la dirección “en los 10 años que llevo en el Festival hemos dado mucha importancia a las actividades industriales (hemos multiplicado por 3 el número de miembros de la industria);

Palacio Kursaal, 62 Edición Festival de Cine,2014

hemos puesto en marcha diferentes actividades a lo largo de todo el año, incluida nuestra participación en la creación de la Escuela de Cine Elías Querejeta, y hemos empezado a restaurar y a catalogar los 69 años del archivo histórico del Festival”.

La Seminci se reinventa

Apasionado donde los haya, Javier Angulo, director de la Seminci (Semana Internacional de Cine de Valladollid) – otro certamen decano del cine que brilló con sus estrellas americanas fulgurantes allá por los años 60 igual que el de San Sebastián, aportando fogonazos a la España franquista- aporta dinamismo y transversalidad al festival.

Presentación  de los carteles que ilustrarán la 66 Edición de la Seminci con Óscar Puente alcalde de Valladolid, Javier Angulo director del festival, Ana Redondo concejala de Cultura y Turismo, y los diseñadores Jorge Barrientos y Rafa Guillén.

Angulo refleja su preocupación por lo que puede venir de los aforos en la próxima edición pero positiviza el hecho del streaming que les ha ayudado a aumentar los espectadores. “El pasado año tuvimos un aumento de espectadores de manera on line que no hubiera sido posible presencialmente, con la Ventana Cinéfila en colaboración con el Festival de Cine de Sevilla y emitiendo a través de Filmin logramos 50.000 espectadores y nos ayudó a descubrir que hay dos públicos, el de la seminormalidad y el de las plataformas. Este año lo queremos hacer de nuevo aunque las distribuidoras no quieren estrenar taquillazos en Filmin”.

Dice Angulo que “algo tuvimos a favor en plena pandemia y es que las situaciones límite nos lanzan al futuro. Tuvimos el canal Seminci en el que se transmitieron todos los actos informativos, mesas redondas, masterclass…tuvo una repercusión importante y la denominamos como “edición de la resistencia”.

Otra vuelta de tuerca es que a nivel digital la situación pandémica ha llevado al Canal Seminci a pasar de 18 a 32 retransmisiones y han digitalizado los archivos visuales y sonoros a partir de 1982.

Aunque la intromisión de la televisión en los festivales va en aumento y algunos certámenes se asemejan a promociones televisivas que homenajean a sus recientes estrellas, Angulo asegura que quieren seguir poniendo la alfombra roja para los grandes del cine y que respeta a festivales como el de Málaga porque no dejan de crear afición, el objetivo final.

(S8) Mostra de Cinema Periférico de A Coruña, “rara avis”

El director del S8, Ángel Rueda, sabe del compromiso con el cine, con un arte que aquí se sitúa en la periferia, en los nuevos lenguajes y adquisiciones, y autorías pero sobre todo en su amor al cine. Tanto es así que el pasado año, primero de la pandemia, tuvieron que tomar una decisión alejada de lo “defensivo” “para demostrar la capacidad de acción porque el medio es el cine y nuestra noción es tanto abrazar la experiencia cinematográfica como al público”. Así que las circunstancias les pusieron pronto que tarde en el camino del streaming por la imposibilidad de muchas personas de acudir a las salas de cine.

Ana Domínguez y Ángel Rueda, Directores del S8

Es lo que han dado en llamar Edición Dual, con una sección llamada Camera Obscura en la que se facilita el contacto on line con los directores entrevistados o el visionado de películas. Y aunque se autodefinen como “rara avis” la presencia física de directores y los medios aportados para que acudan (medio pcr) han sido considerables. Porque siguen apostando por la asistencia de personas pero lo virtual ya es imparable incluso es rentable para los distribuidores, que así lo atestiguaron en la última edición de los Óscar, según Rueda.

En cuanto al eterno binomio industria/arte en el cine “hay menos distancia de la que debería haber”, señala poniendo como ejemplo que algunas salas comerciales están vacías, “y se nos replantean situaciones con nuevas coyunturas, la industria del entretenimiento se alimenta de artistas y los festivales estamos detrás y tenemos que convivir, son tiempos convulsos. Ahora tendremos otra visión que es mantener la experiencia cinematográfica más allá de lo lúdico, un cine para conectar con nosotros mismos”.

Cartel del S8

Así que el perfil de la Mostra también cambia, sigue con la vanguardia, la creación y un cine menos normativo pero abarca a más países y a un público más joven nacido en plena era digital que descubre en las plataformas una nueva manera de expresión. “No se trata de un cine elitista aunque les guste Bresson o Godard a todos nos gusta el cine que es un lenguaje universal”. Por eso, aunque financian el certamen con ayudas públicas, Rueda reclama que se les reconozca la independencia que asumen con los contenidos cinematográficos sin intereses y que “la fragilidad estuviera más reconocida”.


Festival de Cine de Málaga. 

Este certamen se centra más en el cariz del espectáculo aunque este año premia a Oliver Laxe como nuevo talento, director que ya promocionó hace unos años el Festival de Cannes. Con fechas cambiadas por la pandemia, el director del certamen Juan Antonio Vigar considera que la situación, no permite aún volver al modelo tradicional. El objetivo en estos días que se desarrolla el evento es confeccionar un festival amable y seguro en el que prima “cine” (exhibición) sobre el “evento social”, con supresión de actividades que suponen aglomeración de personas sin posibilidad de respetar las debidas medidas de distancia social. Es el caso de la tradicional alfombra roja a las puertas del Teatro Cervantes, que se transforma en un gran photocall para medios de comunicación, sin acceso de público. Para ello, el Festival ha diseñado un plan que recoge una  relación de medidas higiénico-sanitarias, que abarcan desde consideraciones generales a la correcta operativa en el uso de espacios comunes y a la normativa de aplicación en la gestión de públicos e invitados.


También en referencia a este modelo, Vigar ha recordado que para el Festival de Málaga lo presencial es esencial, “porque forma parte de nuestra identidad, porque trabajamos para que el público regrese a las salas y disfrute de esa experiencia ritual del cine, porque nuestro festival es muy de encuentro y relación, de la que nacen espontáneamente proyectos futuros; porque nuestro público nos identifica con la fiesta del cine en español y eso nace necesariamente de la presencialidad”.


Vigar ha explicado que ya durante la celebración de la pasada edición, que se tuvo que posponer a agosto, el Festival decidió aplazar la edición de 2021 a junio, en lugar de marzo, mes en el que se celebra habitualmente. Ello con un doble objetivo: esperar a que la situación sanitaria global mejorara y que, tras la interrupción de los rodajes durante varios meses, contar con un número suficiente de películas para la selección. Una decisión que ha resultado acertada: “Retrasar el festival nos ha permitido conseguir una alta participación, un total de 2.321 audiovisuales, procedentes de 70 países, lo que demuestra el importante posicionamiento internacional del festival, con un conjunto de títulos que responden perfectamente a la foto fija del cine en español de estos últimos meses”.

Festival de Cine de Alicante

En la provincia contamos con este certamen que el año pasado se celebró en octubre debido al covid, “con  aforos limitados y restricciones pero logramos sacarlo adelante con mucho éxito”, según Vicente Seva, su director.

Película Coses a fer

El Festival de Cine de Alicante se creó en el año 2004 con el objetivo de apoyar y difundir la cultura cinematográfica en la ciudad. El evento comenzó como una muestra de cortometrajes y presentaciones de largometrajes, pero ha evolucionado hasta convertirse en uno de los referentes de la provincia. La segunda edición del Festival supuso un salto cualitativo para la cita alicantina, ya que se introdujeron secciones de competición de cortometrajes y TV movies, así como una sección informativa de largometrajes.

Las siguientes ediciones celebradas representaron la consolidación del evento, que cada año cuenta con un mayor nivel en los trabajos que se presentan a concurso y homenajea a importantes figuras del cine del ámbito nacional e internacional.

Película La Síndrome Inversa

A lo largo de la semana en la que se celebra el Festival, la ciudad acoge distintas actividades relacionadas con el mundo del séptimo arte. Por un lado, tienen lugar las proyecciones de las películas y cortometrajes que compiten en la Sección Oficial a concurso y, por otro, se organizan propuestas paralelas sobre cine: talleres, conciertos, ciclos temáticos proyección de películas invitadas, etc.

Rodajes en Benidorm

Benidorm Film Office es un servicio municipal para el asesoramiento y gestión de permisos de las productoras audiovisuales que necesiten grabar recursos en espacios públicos de la ciudad.

Según Rosa Llorca, su responsable, el caso de “El Cover”, como de otro largometraje que se estrenaba también en Málaga, “Ama”, es especial porque fueron dos trabajos que tuvieron que interrumpir los rodajes el 13 de marzo de 2020 y abandonar la ciudad.

Escena de rodaje de El Cover de Secun de la Rosa

En pleno confinamiento desde BFO estuvimos trabajando en el seno de la Asociación Spain Film Commission, en un protocolo de medidas para favorecer la vuelta a los rodajes seguros. Es verdad que cada productora ha tenido que adaptar sus proyectos a la realidad sanitaria y las exigencias tanto del Ministerio de Sanidad como el de las autonomías en cada uno de los territorios.

En el caso de “El Cover”, una vez entrada la Fase III de la desescalada empezamos a estudiar la forma de volver a grabar en Benidorm. Y así fue, con un gran esfuerzo por parte de todos, pudimos acoger de nuevo el rodaje durante dos semanas a finales de junio y principios de julio.

EL tema del Covid nos ha afectado en el sentido de que teníamos una previsión de rodajes que han visto alteradas las fechas y varios se han suspendido, pero a estas alturas ya estamos notando cómo se está reactivando todo de nuevo, pues ya estamos cerca de los niveles del año pasado.

Nosotros únicamente chequeamos que las medidas sanitarias se cumplen, y lo primero que se monta en una base campo es la carpa covid donde se toma la temperatura e incluso se hacen test de antígenos a todo el equipo así que normalidad absoluta salvo ese paso previo al inicio de la jornada del rodaje”.

Escenas de rodaje en Benidorm

Kiko Martínez, director de la productora Nadie es Perfecto

  • Explica vuestra apuesta por óperas primas, los criterios que primáis para la elección (comercialización, originalidad)¿Qué os atrajo de El cover”?

En realidad cuando llega un proyecto no miramos tanto quién lo envía o qué filmografía tiene sino que me guío más por el pálpito que nos da el proyecto y es verdad que hay algo innovador en los directores noveles. Cuando Secun trajo El Cover vimos una mirada nueva hacia una realidad de Benidorm que era tan atractiva como desconocida. Él supo ver allí una historia que latía con fuerza y con los ojos cerrados me lancé a la aventura. La música es mi otra pasión y poder conjugarlas en una sola película es algo que llevaba buscando desde hacía tiempo.

  • ¿Ha sido el último año difícil por la existencia de la pandemia? ¿en qué porcentaje han bajado las producciones en España?

Lo más difícil fue sin duda la incertidumbre del principio. Ten en cuenta que tuvimos que parar un rodaje a la mitad y mandar a todo el mundo a casa sin saber si íbamos a poder seguir, cuándo, ni en qué circunstancias, pero como dice la película hay que tener más ganas que miedo y seguimos hacia delante, siendo de los primeros que retomamos el rodaje.

La forma de trabajar sí cambió radicalmente, los procotolos sanitarios nos reorganizaron cada proceso. Pero la gente del equipo cumplió con gran profesionalidad y al final solo lo notamos económicamente, pues sumamos muchos nuevos procesos que encarecían la producción. Sin embargo echas la vista atrás, ves todo el sufrimiento que ha traído esta pandemia y te sientes un afortunado.

  • El covid como tema presencial ¿se ha introducido también en la temática de los últimos films?

La verdad es que menos de lo que en un principio parecía. Creo que tendremos que darle tiempo para que, con perspectiva, podamos echar la vista atrás y llevarlo a la pantalla con una mirada más global, aún estamos muy metidos en la pandemia para eso.

  • Parece que vosotros trabajáis de cerca con el medio televisivo…¿no es peligroso depender de ese medio que minimiza y decide en algunos aspectos de películas que deberían ir a formato de cine?

Curiosamente El Cover ha salido adelante sin ningún apoyo de la televisión en abierto, ni pública ni privada, ni siquiera en la Comunidad Valenciana y eso que Benidorm es un personaje más de la película y que no creo que encuentren un embajador como El Cover…  Así que en este proyecto estoy orgulloso de haberlo podido sacar delante de una forma menos convencional, pero como dices, quizá más libre.

Amaya Marín Mendizábal

Réplicas: En las próximas semanas publicaremos una segunda parte de Festivales bajo la pandemia, Otra vuelta de tuerca ya que quedan certámenes muy relevantes por aportar datos, además de añadir más información de algunos que ya salen en el actual reportaje.